domingo, 12 de agosto de 2012

Ute Lemper en el Festival Jazz Voyeur de Mallorca

El pasado viernes día 10 pude asistir, gracias a la gente de Arts Mallorca, a uno de los conciertos del Festival Jazz Voyeur, que en este caso se celebró en el Castillo de Bellver de Palma, un emplazamiento de lujo a unos 3 km de la ciudad, y desde donde se puede disfrutar de unas fabulosas vistas de la bahía de Palma.

Vistas desde el castillo

Gente esperando para entrar

Por si no sabíamos dónde estábamos

Esperando a que empiece el concierto

Este festival se inició en 2004 y es uno de los grandes eventos musicales que se celebran en las Islas Baleares. En él han participado artistas de sobrenombre, y los conciertos se complementan con diversas actividades artísticas relacionadas con el cine, la fotografía, conciertos didácticos y clases magistrales.

El cartel del festival
En esta ocasión la actuación era de la cantante alemana Ute Lemper, a quien no conocía, puesto que yo no estoy muy puesta en esto del jazz y menos cuando se mezcla con el tango. Según he encontrado por Internet, Ute Lemper es "la heredera de la tradición berlinesa del cabaret y su máximo exponente en la actualidad". El espectáculo que ofreció, titulado "Último tango en París", hizo un recorrido por canciones de Kurt Weill, Edith Piaf, Jacques Brel y Astor Piazzolla, incluso se atrevió a hacer canción de un poema de Miguel Hernandez, pero no me enteré muy bien de cuál, es lo que tiene el estar un poco sorda. Me llamó mucho la atención la gran expresividad de esta mujer, aparte de su potente voz y de cómo trataba transmitirnos lo que cantaba ya fuera la letra en francés, inglés o español (si no me equivoco, creo que incluso cantó en italiano). Durante el concierto estuvo acompañada del pianista Viana Gierig y el bandeoneista Marcelo Nisiman. 

Comienzo de la actuación 
Expresividad

Momento piano
El concierto estuvo muy bien, pero ya casi al final se me empezó a hacer un poco pesado (duró 1h. y media aproximadamente) ya no solo porque el tango y la chanson no sean unos de mis estilos de música preferidos sino además porque los asientos no eran especialmente cómodos. Aun así, la verdad es que quedé encantada no solo con la voz de Ute Lemper sino con la experiencia en general. 

A la salida pude volver a disfrutar de las fabulosas vistas desde el castillo, esta vez con la bahía iluminada...

La Torre del Homenaje 
Palma by night

La catedral de palma